a vender mis agujeros, me había comprado ropa adecuada y esta vez no iba de mujer, sino de maricón afeminado. El que iba a ser mi nuevo chulo me

Lee mas…